Por qué la crisis fiscal de Puerto Rico podría empeorar aún más