No hay seguridad en las escuelas públicas pero los agentes para escoltas de exgobernadores no faltan

No hay seguridad en las escuelas públicas pero los agentes para escoltas de exgobernadores no faltan

Hablemos de contradicciones.

En medio de una cena entre amigos, una joven educadora del sistema público en Puerto Rico contaba varios incidentes violentos que presenció en distintas escuelas en las que ha trabajado. Era un cuento tras otro: asesinatos, escalamientos en horas regulares para atacar a un estudiante que tomaba clase, violaciones y otros cuentos de terror.

La cantidad de policías asignados para dar protección en las escuelas públicas en Puerto Rico es ridícula. En Puerto Rico hay 1,332 escuelas públicas para las cuales solo propusieron 44 policías.

Sin embargo, se asignaron 220 funcionarios y un presupuesto de $2.4 millones para brindar servicios de escolta a cinco exgobernadores.

Es decir, por cada exfuncionario (y sus familiares) se asignaron 45 agentes.

¿Se justifica la asignación?

La información provista por el teniente coronel José Rosario Polanco, director de la Oficina de Seguridad y Protección, desglosa los gastos en agentes por exfuncionario durante el periodo de enero a diciembre de 2015 :

Actualmente, en Puerto Rico se le brinda escolta a los exgobernadores Rafael Hernández Colón, Carlos Romero Barceló, Pedro Rosselló González y Luis G. Fortuño Burset.

Y, según la Orden General, solo se les da este servicio mientras se encuentren en Puerto Rico.

El pago de horas extras fue desglosado dentro de los gastos de la Policía, mientras, en el documento de Orden General- en el artículo cuatro del punto A de la tercera parte- indica que dicho gasto será cubierto por la “Oficina del Funcionario o entidad que lo representa”.

Lo cierto es que el Artículo 30 de la Ley de la Policía establece que: la Policía de Puerto Rico tiene la responsabilidad de proveer seguridad y protección al Gobernador de la Isla y a su familia, también al superintendente y a su familia. Aunque la decisión de brindar seguridad a exgobernantes queda a discreción de la misma agencia y se debe brindar su están en tierra boricua.

“Aquellos funcionarios o ex-funcionarios a quienes la Policía les provea servicio de escolta, seguridad y protección sólo tendrán derecho a recibirlo en la jurisdicción o territorio de Puerto Rico, con excepción del Gobernador de Puerto Rico”.

¿Le quitamos las escoltas?

En junio 31 del 2014, la senadora María González López y el senador Cirilo Tirado Rivera, junto al senador Antonio Fas Alzamora, radicaron la medida P S1168 con el propósito de “enmendar los incisos (a) y © del Artículo 30 de la Ley Núm. 53–1996, según enmendada, conocida como “Ley de la Policía de Puerto Rico,” a los fines de regular el servicio de escoltas a los gobernadores(as) y exgobernadores(as) del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico; y para disponer sobre su vigencia y aplicación”.

Para junio de este año, la medida fue sometida a la evaluación del Comité de Conferencia. El Comité de Conferencia está compuesto por senadores y representantes que tratan de conciliar las posiciones de ambos Cuerpos en torno al proyecto.

¿Cuándo comenzó el servicio de escoltas para los exgobernadores?

Hace 51 años (1965) que en la Isla se le brinda escolta policiaca a ex–gobernadores.

Cuando Luis Muñoz Marín dejó de ser gobernador, la Policía de Puerto Rico entendió necesario otorgarle una escolta para proteger su seguridad y vida. Esta decisión “surgió de unos análisis periciales y de la interpretación realizada por la Policía de Puerto Rico al Artículo 3 de la Ley número 77 de 22 de junio de 1956, mejor conocida como la Ley de la Policía. Desde entonces se sentó el precedente de concederles protección mediante escoltas policiacas a los posteriores ex-gobernadores de Puerto Rico”.

¿Cómo se escogen los agentes?

Según la información provista por el director de la Oficina de Seguridad y Protección, quienes escogen a los agentes adscritos al Programa de Escoltas, estos deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • El personal deberá tener un mínimo de tres años de experiencia previa en la Policía de Puerto Rico.
  • Se les realizará una investigación interna y cualquier otra prueba que sea necesaria a discreción del Superintendente Auxiliar en Investigaciones Criminales.
  • Serán adiestrados en el área de seguridad y protección a dignatarios y cualquier otro curso o adiestramiento que sea requerido para realizar las funciones a cabalidad.

Mientras, el programa de Seguridad Escolar fue redistribuido en los programas “que corresponden” y se disminuyó el presupuesto del programa de Profesionalización de la Policía en Puerto Rico, el cual “provee educación y adiestramiento a los miembros de la fuerza policial con el propósito de capacitarlos con los conocimientos y destrezas necesarias para que puedan cumplir adecuadamente con sus funciones”, según el Presupuesto Aprobado 2016–2017.

Periodista subgraduada con muchas ganas de hacer, crear y mejorar. Cree en un mundo mejor para todos, pero reconoce que #HayQueMeterCaña.