¿Cárcel? ¿Renuncias?: Lo que pasa en la UPR

En resumidas cuentas, la presidenta interina renunció y se libró de la cárcel; y la responsabilidad del desacato del tribunal para abrir los portones del Recinto de Río Piedras y la multa diaria de mil dólares recaerá en el próximo o próxima presidente(a) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

¿Qué hizo la presidenta interina de la Universidad de Puerto Rico?

La presidenta interina de la UPR, Nivia Fernández, renunció hoy a su cargo en la Institución educativa. Esta renuncia se dio a solo horas de una vista ante el Tribunal Apelativo, donde Fernández Hernández tenía que presentar ante la jueza Lauracelis Roques Arroyo un plan de trabajo concreto que explicara las gestiones necesarias para lograr acuerdos con los estudiantes y reabrir los portones del recinto riopedrense, que llevan cerrados desde el pasado 28 de marzo.

¿Cuándo se produjo la renuncia?

La renuncia de Fernández se produjo ayer, luego de una reunión con el Comité Ejecutivo de la Junta de Gobierno, en la que se discutieron posibles estrategias para lograr la apertura de los portones. La renuncia irrevocable fue acogida por este mismo organismo anoche y se dio a solo horas de que tres de los miembros de la Junta de Gobierno también cedieron sus puestos.

¿Quien va a reemplazar a la expresidenta y a los miembros de la Junta de Gobierno?

Aún no se sabe quién reemplazará a Nivia Fernández como presidenta interina. Mientras que, para la Junta de Gobierno, el gobernador Ricardo Rosselló nominó al profesor Walter Alomar Jiménez y a Zoraida Buxó Santiago. Ahora, estas nominaciones deben ser confirmadas por el Senado.

¿Y qué pasó con Nivia Fernández en la vista en el Tribunal de Apelaciones?

La jueza del Tribunal de San Juan, Lauracelis Roques Arroyo, quien atiende el caso de la apertura de los portones en el recinto riopedrense, determinó que debido a que Fernández renunció, esta no sería detenida o encarcelada por desacato a las órdenes del Tribunal.

A su salida del Tribunal, la presidenta renunciante suplicó a los estudiantes que lleven sus luchas con portones abiertos. Mientras, la oficina que acredita instituciones universitarias en P.R. y EE.UU., Middle States, colocó en probatoria a ocho de los once recintos de la UPR. 

Recuerden las multas

La jueza recordó a la comunidad universitaria completa que aún está vigente la multa diaria de $1,000 a la Universidad por cada día que esta permanezca con los portones cerrados.

"Saben que al día de hoy van por $11,000", recalcó la jueza durante la vista en el Tribunal de Apelaciones. La togada ya había multado previamente a la administración por $5,000 por no restablecer el acceso al recinto de Río Piedras.

Durante la mañana de hoy, martes, el juez Anthony Cuevas Ramos del Centro Judicial de San Juan emitió una orden en la que daba cinco días tanto al Gobierno como a la Universidad para someter por escrito razones por la que debe intervenir o no la Policía de Puerto Rico para lograr que se abran los portones de Río Piedras.  

¿Y los estudiantes?

Los miembros del movimiento estudiantil apuestan al diálogo para lograr acuerdos y que se atiendan los reclamos de este cuerpo.

Mañana miércoles, representantes del cuerpo estudiantil se disponen a reunirse con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para hacer unos planteamientos sobre los recortes aprobados por la Junta en el Plan Fiscal propuesto por la administración Rosselló.  

El Consejo General de Estudiantes del Recinto de Río Piedras convocó al estudiantado para la celebración de una asamblea estudiantil el jueves 25 de mayo en el Coliseo Roberto Clemente para poner a voto la continuación de la huelga y el cierre de portones.  


Trascendió hoy que el estudiantado del Recinto de Ponce votó para levantar la huelga de su recinto, uniéndose así a recintos como el de Arecibo, Utuado, Carolina quienes también levantaron el voto de huelga.

Periodista subgraduada de la Escuela de Comunicación de la UPRRP. Creyente en la unión del pueblo como instrumento de cambio social. Orgullosa de ser parte de una generación que no le teme a enrollarse las mangas. Entusiasta de la comida y amante de la naturaleza.